14 octubre 2017

Ford vende coches a sus parientes y amigos

Ford Motor se ha comprometido a pagar 1.000 dólares (unos 800 euros) de prima a cualquiera de sus trabajadores, en activo o jubilados, que logre vender ocho coches de la marca entre parientes, amigos o vecinos. Para hacer más fácil la operación, los coches son ofrecidos con descuento especial de empleado.

En concreto, estos vendedores aficionados recibirán 50 dólares por el primer coche, 75 por el segundo, 100 por el tercero y 150 por el cuarto, quinto, sexto y séptimo. La cantidad se incrementa hasta los 175 dólares por el octavo vehículo vendido. En total, 1.000 dólares, informa el diario The Detroit News.


La campaña, que acaba de iniciarse, concluirá el próximo 30 de septiembre y hasta 300.000 personas pueden tomar parte en ella.«Aunque cada empleado y jubilado no venda más que un vehículo, serían 300.000 matriculaciones y subir dos puntos de cuota de mercado», asegura Steve Lyons, responsable de marketing para el mercado norteamericano.

Por el momento, Lyons ya ha enviado un mensaje de correo electrónico a cada uno de los 300.000 candidatos para informarles de los beneficios que pueden obtener y de cómo esta campaña beneficiará también a la compañía.

Los observadores consideran que ésta es la respuesta del Grupo Ford a la campaña lanzada por General Motors, que desde principios de junio ofrece descuentos de empleado a cualquier persona que adquiera un vehículo de alguna de sus ocho marcas: Chevrolet, Buick, Saturn, Pontiac, Hummer, Cadillac, GMC y Saab.

Los descuentos de Ford se harán también extensivos a las otras dos marcas norteamericanas del consorcio (Mercury y Lincoln), así como a los vehículos de los fabricantes europeos del grupo: Volvo, Land Rover, Jaguar y Aston Martin.

Hasta ahora, Ford entregaba a cada uno de sus empleados cuatro números de identificación personal, que éstos podían ceder a sus familiares, quienes se beneficiaban de un descuento de un 3% o 4% al adquirir un vehículo Ford. También recibían otros cuatro vales con descuentos del 1,5%.

11 octubre 2017

La marca Daimler de Ford

Ford ha decidido desempolvar la marca Daimler, en un intento por potenciar las ventas de su Premier Automotive Group (PAG), que agrupa a las marcas Aston Martin, Jaguar, Land Rover y Volvo. Por el momento, el grupo estadounidense tan sólo aplicará la denominación Daimler a la variante de carrocería larga del Jaguar XJ, un vehículo que será exhibido en el Salón de Francfort, el próximo mes de septiembre.

El precio del nuevo vehículo, que se pondrá a la venta a finales del presente año, estará por encima de los 100.000 euros y se distinguirá del Jaguar, del que procede, por su rejilla frontal y por un interior recubierto en lámina de madera y piel, tratando de acercarse a los vehículos de marcas como Rolls-Royce y Bentley os que esta marca se codeó en su día.

¿Y qué tiene que decir Daimler Chrysler al respecto?, ¿Cómo va a consentir que un competidor use la mitad de su marca para dar nombre a un vehículo? Pues los de Stuttgart tienen poco que hacer en ese frente y tendrán que tragarse las bilis de que, además, vayan a presentar el nuevo producto en suelo germano, en un certamen tradicionalmente dominado por el potencial de las firmas automovilísticas locales.


En efecto, la marca Daimler, por increíble que parezca, ha sido siempre británica ya que en 1893, el propio Gottlieb Daimler permitió que se usara su apellido para denominar el Sindicato del Motor Daimler, una organización comercial más próxima a un gremio, que había creado Frederick H. Simms.

El objetivo de este compatriota de Daimler era importar el motor que éste había diseñado para los automóviles Mercedes y que Simms empezó a vender en Inglatera dos años antes, en 1991. En 1895, Simms logró también que Daimler le autorizara a construir sus motores en suelo inglés a través de la firma Daimler Motor Limited.

Un empresario británico llamado Harry Lawson compraría algún tiempo después los derechos de propiedad de la patente de Daimler a Simms y éste, a su vez, le compró a la firma alemana Daimler -que había quebrado en 1992- los derechos de propiedad de sus motores. Eso sí, con la condición de que readmitiera a Gottlieb Daimler que, junto con Karl Maybah, habían sido despedidos al quebrar Daimler.

En 1959, la industria británica del motor empezaba a dar síntomas de debilidad y, al tiempo que aparece en el mercado el deportivo Daimler Dart -propulsado por un motor de 2,5 litros y 8 cilindros en V que había diseñado Edward Turner-, Daimler era comprada por Jaguar.

La marca de Coventry siguió fabricando las lujosas berlinas Daimler.Pero con el paso del tiempo se fueron borrando las diferencias entre ambas marcas, que finalmente sólo se distinguían entre sí por las parrillas y por los escudos.

Como es bien sabido, en 1989, Jaguar fue comprada por Ford, que desde entonces ha invertido ingentes sumas de dinero en la firma británica para convertirla en una firma rentable.
No obstante, el éxito de tal maniobra ha sido limitado y Jaguar fue en 2004 la principal responsable de las pérdidas de 570 millones de euros totalizadas por el PAG. Estas pérdidas de la compañía de Coventry vienen a sumarse a las reconocidas por la propia firma británica en 2003 (885 millones de euros) y las generadas en 2002 (423 millones de euros).

Para tratar de acabar con esta sangría, Ford ya tomó medidas drásticas en 2017, anunciando el cierre de una de las factorías más rancias de Jaguar, la de Browns Lane, y la pérdida de 1.150 puestos de trabajo, así como la reducción a 125.000 unidades de las 200.000 que se había pensado fabricar. La incorporación de motores diésel es una de las principales bazas con las que cuenta la compañía para incrementar cuota y recuperar rentabilidad.

08 octubre 2017

Jaguar a la venta

Jim Padilla, presidente operativo de Ford Motor, aseguró ayer que el grupo automovilístico basado en Dearborn (Michigan) no tiene intención de vender la marca británica Jaguar. Padilla salía así al paso de los rumores que se habían propagado en los últimos días y que indicaban que la firma de Coventry iba a ser vendida o incluso liquidada.

En el curso de una reunión con periodistas del motor organizada por la agencia Reuters, Padilla afirmó que si bien «todo está sobre la mesa», Ford «no está buscando» deshacerse de la marca de Browns Lane. «Tenemos la oportunidad de utilizar Jaguar en el lugar del mercado en que [ahora] está».


La firma británica atraviesa por momentos difíciles debido al bajón de ventas que ha sufrido en Estados Unidos. También en Europa Jaguar ha experimentado un retroceso del 24,5% entre enero y agosto, a pesar de la incorporación de mecánicas diésel a su gama.

Ahora la marca de Coventry estudia el lanzamiento de un vehículo todocamino, tan de moda entre las marcas premium. Espera mejorar así su atractivo frente a marcas como BMW, Mercedes-Benz o Volvo, que ya cuentan con vehículos de este tipo.

Respecto a los resultados de Jaguar -la marca más problemática del Premier Automotive Group (PAG) al que también pertenecen Volvo, Aston Martin y Land Rover- Padilla reconoció que «el plan original para Jaguar era muy ambicioso. Tenía previsiones de crecimiento que ningún fabricante ha alcanzado nunca».

El presidente operativo de Ford Motor también advirtió de que la industria automotriz norteamericana pasará por «momentos difíciles en los próximos 18 a 24 meses».

05 octubre 2017

Ford resurge de sus cenizas

Ford ha vuelto a encontrar la senda de la rentibilidad.Tras dos ejercicios consecutivos de pérdidas, el fabricante norteamericano obtuvo unas ganancias de 389 millones de euros (495 millones de dólares), tras obtener unas pérdidas de 980 millones de dólares en 2017.

Los resultados de la compañía con sede en Dearborn (Michigan) han sido un 4% superiores a las expectativas del mercado. Al término del año, Ford vendió 6,7 millones de vehículos, un 4% menos que en 2002, pero los ingresos de 164,2 millones de dólares superaron en un 1% a los del ejercicio anterior. Entre las notas positivas, destaca la evolución del Premier Automotive Group.Jaguar, Land Rover, Aston Martin y Volvo obtuvieron un beneficio conjunto antes de impuestos de 108 millones de dólares, frente a pérdidas superiores a 300 millones en 2017.


La entrada de Ford en beneficios llega después de unos malos resultados en el cuarto trimestre. La compañía presidida por Bill Ford Jr. perdió 798 millones de dólares entre octubre y diciembre al tener que afrontar las cargas financieras de su ex filial de componentes Visteon y la reestructuración de su división europea, que ha sufrido un recorte de 6.700 empleos en su plantilla y sólo en el último trimestre del año fue rentable.

Como sucede con otros fabricantes, la vertiente financiera de la venta de coches, en este caso Ford Credit, fue decisiva para devolver a la compañía a los beneficios. Sólo en los últimos tres meses la filial de créditos elevó un 36% sus ingresos hasta 476 millones de dólares.

02 octubre 2017

Toyota ya ha superado a Ford en la venta de vehículos

No es la primera vez que Toyota supera a Ford en venta de vehículos, pero había sido sólo en un trimestre (el tercero del pasado año). En esta ocasión, con los datos totales del 2003, el gigante japonés se ha consolidado ya como número dos mundial, por encima de la marca del óvalo y sólo por detrás de General Motors (8,59 millones en 2003), lo que representa un cambio histórico en el ranking de los grandes constructores.

Las ventas mundiales de la compañía que preside Fuchio Cho en el pasado ejercicio fueron de 6,783 millones de unidades (englobando tanto a Daihatsu como a su filial de vehículos pesados Hino), con un incremento del 10% sobre las del precedente, en tanto que las de Ford se quedaron en 6,72 millones (incluyendo sus filiales Volvo, Jaguar, Land Rover y Aston Martin). Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en los datos de Ford no están contabilizadas las ventas de Mazda, de la que posee el 33,3% del capital.


Los muy efectivos sistemas de producción, la flexibilidad de sus estructuras laborales y su estrategia de incrementar presencia en todos los mercados y, particularmente en Norteamérica, han sido los principales factores de ese espectacular ascenso. En concreto, los constructores japoneses controlan ya en Estados Unidos un 30% del mercado estadounidense, del que un 11,2% pertenece a Toyota, que subió un 0,8% en 2017.

La compañía ha superado ya en alguna ocasión en ventas a Chrysler en la propia Norteamérica, donde el gigante nipón inició sus exportaciones en 1957 y donde en estos momentos vende 2 millones de vehículos anuales. Precisamente en el recientemente celebrado salón de Detroit, los constructores nipones dieron buena muestra de su agresiva política industrial y comercial con su nueva generación de pick up, el vehículo por excelencia de Estados Unidos, y que ha sido hasta ahora una de las principales fuentes de ingresos y ventas de los tres grandes. Los japoneses no han dudado en atacar a la espina dorsal de sus adversarios sacando nuevas versiones mejoradas de estos modelos.
Pero si las ventas son espectaculares, es en el apartado de los beneficios donde los resultados de Toyota -y por extensión de los otros dos grandes de Japón, Honda y Nissan- muestran una particularidad intensidad. Además, el hecho de haber apostado por la inversión directa y la construcción de fábricas y en la propia Norteamérica, ha minimizado los riesgos procedentes de un dólar débil. Y lo mismo cabe subrayar en el capítulo de valor en Bolsa, donde la capitalización de los tres grandes nipones también aventaja a sus rivales estadounidenses, y donde Toyota es, con diferencia, quien ocupa el primer puesto del ránking.

En el mercado japonés, que dejó hace tiempo de ser el primer centro de ventas de los constructores del país, Toyota tiene una cuota del 42,6% y también registró su primera mejora (+2,1%) en tres años, situándolas en 1,72 millones de unidades.

En cuanto a Europa, vendió 834.661 vehículos, un 10% por encima del ejercicio precedente y séptimo crecimiento consecutivo. Su cuota de penetración es del 4,7%, la más alta de todas las registradas hasta ahora. De esa cifra, 21.651 unidades pertenecen a Lexus, la filial de alta gama del grupo.

Reino Unido es su principal mercado europeo, con 133.776 vehículos vendidos (+2%), seguido de Italia (125.369, +3%), Alemania (106.056, +2%), Francia (73.319, +8%) y España (43.898), país que registró un incremento en sus ventas del 37%.

29 septiembre 2017

Málaga tiene el mejor Salón del Automóvil de Andalucía

El Palacio de Ferias y Congresos de Málaga incluye en su programación de 2017 la celebración del I Salón del Automóvil, un evento que aspira a desbancar al de Sevilla como escaparate del motor en Andalucía.

Según informó ayer la empresa Eventos del Motor -coorganizadora del certamen malagueño y promotora del monográfico sevillano hasta el pasado año-, el Salón del Automóvil de la capital costasoleña se desarrollará del 29 de octubre al 7 de noviembre, siete meses después del salón sevillano.


La cita malagueña ocupará la totalidad de los pabellones del recinto ferial -unos 17.000 metros cuadrados- y tiene ya confirmada la presencia de diversas firmas, como Ferrari, Maseratti, Bentley y Aston Martin, entre otras.

El director general de Eventos del Motor, José Enrique Elvira, cifró ayer el presupuesto del certamen en 600.000 euros (100 millones de pesetas) y pronosticó la representación de unas 40 marcas.
«El Salón de Málaga va a barrer», afirmó Elvira, quien subrayó el mayor potencial de la Costa del Sol «en cuanto a ventas y nivel de coches».

Con el de Málaga, Andalucía albergará tres certámenes del motor al año, después del que la Institución Ferial de Cádiz (Ifeca) -conjuntamente con Eventos del Motor- celebra estos días en Jerez.
Fibes, por su parte, inaugura este año una nueva etapa en su monográfico del motor al asumir -conjuntamente con la empresa sevillana Escaparate del Motor S.L.- la organización del evento.

De entrada, el certamen se adelanta de noviembre a marzo. En concreto, la edición de este año se desarrollará del 6 al 14 del mes que viene y ocupará los tres pabellones y un triángulo de la zona exterior. En total, se prevén unos 90 expositores.

Según informó ayer la institución que preside Felipe Luis Maestro, el presupuesto de la primera edición asciende a 55.000 euros, cifrándose el volumen de negocio en unos 15 millones de euros (2.500 millones de euros).

El salón contará también con una pista de minicars y se celebrarán en paralelo diversos campeonatos de 4X4 y de Orientación. Se habilitará también una pista activa de todoterrenos para los visitantes.
El I Salón del Automóvil de Andalucía se iba a celebrar en Fibes en noviembre pasado, pero fue suspendido una semana después de presentarse a la vista de las dificultades para conseguir montajes de calidad y una óptima representación de fabricantes y concesionarios.

26 septiembre 2017

Lincoln Continental el coche de los presidentes

 Algunos fabricantes de vehículos han aprovechado marcas olvidadas o de distribución muy limitada para desempolvarlas o relanzarlas al cabo del tiempo como un producto exclusivo dirigido a un segmento de gran lujo. Un ejemplo: DaimlerChrysler y Maybach.En Europa, Ford podría hacer algo parecido con Daimler, una marca hoy diluida en Jaguar. Pero a Ford le preocupa más en estos momentos qué hacer con Lincoln, su tradicional marca de coches de lujo del otro lado del Atlántico.
Desde hace casi tres años, los altos ejecutivos de Ford no paran de darle vueltas al futuro de Lincoln, una marca nacida en 1920 y de cuyas fábricas salieron modelos como el Lincoln Continental de los años 1940. Lincoln ha sido tradicionalmente para Ford, lo que Cadillac era para General Motors. Firmas en tradicional competencia, de vidas paralelas, tanto que cuando General Motors decidió dejar de producir su modelo Cadillac Eldorado, Ford cesó de fabricar el Lincoln Continental; dos desapariciones recibidas con crespones negros.


Cadillac, que pronto se fabricará también en China, parece vivir una nueva juventud y en Ford se desea que Lincoln haga lo propio.A tal fin y pese a que las finanzas de Ford no andan en su mejor momento, se han anunciado al menos cinco nuevos modelos o rediseños para los cuatro años próximos; nuevas berlinas, un SUV y un pick-up.

Lincoln necesita urgentemente esa renovación de su oferta de producto. En el reciente Salón de Detroit, se han podido ver algunos anticipos como el pick-up Mark LT, basado en el gigantesco F-150 de Ford, o el Aviator, un SUV que reemplazará al actual producto de Lincoln, basado en el Explorer de Ford.

Hace casi tres años, Ford se llevó a Detroit al diseñador inglés Gerry McGovern, al que se deben, entre otros conceptos, el Mk9, que hizo suspirar a los nostálgicos de los fabulosos Lincoln de los años 1961 y 1962, pero que no fueron aceptados en las altas estancias de Ford.

McGovern ha vuelto a Inglaterra y el que se ha ido a Detroit es Peter Horbury, antiguo director de diseño de Volvo y que hasta ahora era director ejecutivo de diseño del Premier Automotive Group (PAG); que engloba Land Rover, Jaguar, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.ae Salón de Detroit, se han podido ver algunos anticipos como el pick-up Mark LT, basado en el gigantesco F-150 de Ford, o el Aviator, un SUV que reemplazará al actual producto de Lincoln, basado en el Explorer de Ford.

Hace casi tres años, Ford se llevó a Detroit al diseñador inglés Gerry McGovern, al que se deben, entre otros conceptos, el Mk9, que hizo suspirar a los nostálgicos de los fabulosos Lincoln de los años 1961 y 1962, pero que no fueron aceptados en las altas estancias de Ford.

McGovern ha vuelto a Inglaterra y el que se ha ido a Detroit es Peter Horbury, antiguo director de diseño de Volvo y que hasta ahora era director ejecutivo de diseño del Premier Automotive Group (PAG); que engloba Land Rover, Jaguar, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.

r, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.ae Salón de Detroit, se han podido ver algunos anticipos como el pick-up Mark LT, basado en el gigantesco F-150 de Ford, o el Aviator, un SUV que reemplazará al actual producto de Lincoln, basado en el Explorer de Ford.

Hace casi tres años, Ford se llevó a Detroit al diseñador inglés Gerry McGovern, al que se deben, entre otros conceptos, el Mk9, que hizo suspirar a los nostálgicos de los fabulosos Lincoln de los años 1961 y 1962, pero que no fueron aceptados en las altas estancias de Ford.

McGovern ha vuelto a Inglaterra y el que se ha ido a Detroit es Peter Horbury, antiguo director de diseño de Volvo y que hasta ahora era director ejecutivo de diseño del Premier Automotive Group (PAG); que engloba Land Rover, Jaguar, Volvo y Aston Martin; la misión de Horbury es dotar de una nueva identidad a Lincoln.Dentro de las altas altas esferas de Ford parece haber serias discrepancias en cuanto a cómo debe ser esa imagen. A J. Mays, vicepresidente de diseño del grupo Ford, le encantaría un frontal que recordase el de los Lincoln de los años 1960. Pero Darryl Hazel, presidente de Lincoln Mercury, no quiere una evolución, sino una revolución. No sería de extrañar que Ford optase finalmente para Lincoln por una solución similar a la Jaguar y Mondeo. La incorporación del jefe de diseño del PAG a Detroit ha hecho pensar a algunos en esa posibilidad. Entonces, Ford optará por desarrollar los nuevos Lincoln a partir de la plataforma del Mazda6.

El coche de los presidentes
En los felices años 1920, la marca más utilizada por los presidentes de Estados Unidos fue Pierce Arrow, desaparecida en 1938. Uno de los primeros presidentes que subieron a un Cadillac fue Woodrow Wilson, quien paseó en uno de ellos por las calles de Boston durante el desfile de la victoria de la I Guerra Mundial. Pero, fue el presidente Eisenhower el que, institucionalizó en su toma de posesión en 1953, el Cadillac Eldorado como el coche de los presidentes republicanos. Como reacción, los presidentes demócratas optaron por el Lincoln Continental, si exceptuamos algunas casos, como el Cadillac Fleetwood que se entregó a la administración de Bill Clinton en 1993.nente Eisenhower el que, institucionalizó en su toma de posesión en 1953, el Cadillac Eldorado como el coche de los presidentes republicanos. Como reacción, los presidentes demócratas optaron por el Lincoln Continental, si exceptuamos algunas casos, como el Cadillac Fleetwood que se entregó a la administración de Bill Clinton en 1993.