11 junio 2016

Clint Eastwood se pone un ajo bajo la lengua

Ni Indiana, ni el Che, ni Angelina y sus dos gemelos in pectore, ni Clint Eastwood, ni la madre que parió a Kung Fu Panda, ni la Sección Oficial con su veintena larga de películas a concurso. El acontecimiento cinematográfico del año en Francia no se puede pronunciar en castellano. Inténtelo: Ch'tis. Empiece por arrastrar la che hasta tropezar con los incisivos. Entonces suelte el aire y deje la mente en blanco. Todo esto mientras se pasa un ajo por debajo de la lengua.

Pues sí, hace falta ser muy francés. El resultado es Bienvenue chez les Ch'tis, una comedia que ha vendido 20 millones de entradas en el país de los galos (Titanic, date por hundido) y que ha convertido a su protagonista, Dany Boon, en el único y auténtico presidente de la República (tiembla, 'Sarko'). No hay más. Ni el mismísimo Festival de Cannes se ha podido sustraer al fenómeno que ha convertido el acento de un sitio muy determinado del norte de Francia en el ferrero-rocher de todas las fiestas.

El sábado, el penúltimo festejo del certamen, organizado por la revista Elle y con Sharon Stone como maestra de ceremonias, sirvió para anunciar que Will Smith encabezará el remake estadounidense de la película. Era el cierre perfecto a la maratoniana sesión de brindis, canapés, copas y paseos en yate que, desde el pasado día 15 hasta ayer mismo, han inundado La Croisette y barrios periféricos. El producto más genuinamente francés se apodera del imperio. Cannes gana a Hollywood.

Y así ha sido. El escaparate de la alfombra roja de Cannes es difícilmente superado por nada ni nadie. Ni el tapiz de los Oscar. Este último apenas dura una hora y se retransmite de madrugada al otro lado del Atlántico. La de la Costa Azul, en comparación, es una auténtica cadena de montaje de glamour. Al paseo camino del Palais hay que sumar el trajín del calor de la noche. El sábado, sin ir más lejos, Naomi Campbell celebró su 38 cumpleaños en compañía de Lindsay Lohan, P. Diddy, Beyoncé, Dennis Hopper (que no se pierde una), Dita von Teese (que tampoco es manca), Natalie Portman, Milla Jovovich y Juliette Lewis. Queda confirmado que todos y todas soplaron las velas y lo que hiciera falta.

Así las cosas, el que acaba ha sido un festival con superávit de brillo. Desde Madonna a Sharon Stone, que se pusieron de acuerdo para recaudar 6,4 millones de euros para combatir el sida, pasando por Angelina, Brad Pitt, Harrison Ford, De Niro, Eva Longoria y, ya puestos, Maradona y Tyson. Todos comparecieron, sonrieron y a dormir. Incluso España, que no envió una sola película a concurso (la del Che no cuenta), también envió a sus mejores naves. Paz Vega, Elsa Pataky y Victoria Abril estuvieron allí. Hay que comparecer, venga o no a cuento y, si es necesario, se aprende a pronunciar Ch'tis. El truco está en el ajo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario